2 ene. 2010

MASAJES PARA EMBARAZADAS, PARA BEBES Y PARA DESPUÉS DEL PARTO



Masajes estando embarazada; solo está contraindicado si se tiene un embarazo problemático y siempre pidiendo consejo a un medico.

En la India, los recién nacidos y la madre reciben masajes tan regularmente como reciben el alimento. El valor del masaje como método depurativo es especialmente importante en este momento ya que ninguno de los dos puede realizar ejercicios físicos vigorosos.

Masajes para embarazadas:
En el caso de las mujeres embarazadas el masaje se debe realizar con sumo cuidado y debe durar lo que desee la mujer. Si se le efectúan masajes de forma regular, se asegura un parto indoloro. Estará estirada y en posición confortable, poniendo cojines en el cuello y bajo el hueco poplíteo.
La futura madre se debe sentir segura y protegida. Se le debe solicitar que visualice el nacimiento del bebe o que se concentre en un Yantra para el alumbramiento. Cualquiera de estas formas de concentración favorece el parto si se practican desde el comienzo de las contracciones.
La relajación resultante permite que el niño nazca con más facilidad.

Masajes para bebes:
El masaje del recién nacido constituye una antigua tradición del Ayurveda. El recién nacido y la madre reciben masajes cada día con aceite de sésamo u otro aceite medicado según la constitución. Estas oleaciones las hacen antes del baño en todo el cuerpo, de esta forma mejora y fortalece sus defensas.
Estos masajes estimulan la circulación, supone un buen ejercicio pasivo, estimula la digestión, potencia la inmunidad, mantiene y regula la temperatura corporal y mejora la resistencia.

Masajes para después del parto:
El cuerpo de la mujer sufre un gran esfuerzo físico y mental antes y después del parto, y además el dolor existe antes y después de dar a luz.
El masaje ayuda al sistema a reorganizarse y también da alivio a la persona, que tras el parto en la piel del abdomen hay marcas llamadas estrías del embarazo y ayudará (siendo los masajes regulares) a eliminarlas y a dar fuerza a los músculos abdominales, lo que puede evitar la aparición de hernias en esta región. Tras 3 meses de masaje el cuerpo puede recuperar la forma de antes.
En la tradición Indú, se considera que la nueva madre está en proceso de purificación durante los cuarenta días siguientes al parto. No puede cocinar ni dedicarse a la devoción en esta etapa. Al concluir la cuarentena, se le da un baño que sirve como declaración oficial de que puede retomar sus tareas domésticas y sus hábitos de devoción.
Durante el periodo de 40 días se le ofrecen alimentos nutritivos, se le indica practicar ejercicios suaves y se le administran los masajes. De este modo colaboraremos en su rápida recuperación y elevaremos su espíritu.
De mis apuntes de ayurveda he escrito este articulo.

1 comentario: